Internet en el pueblo, ¿cuáles son las mejores opciones?

Tener una buena conexión a Internet en el pueblo es ahora más importante que nunca. Muchas personas se están marchando a segundas residencias tras los meses de confinamiento en ciudades con pisos pequeños. La gran mayoría lo hacen de forma impulsiva y poco preparada, por lo que al instalarse se encuentran con ciertas limitaciones. Uno de los problemas más comunes es el de la conexión WiFi, que no suele estar instalada. Además, en pueblos pequeños, la conexión no suele ser de una calidad muy alta, y en momentos en los que el teletrabajo está a la orden del día, esto puede resultar una gran limitación. También hay que tener en cuenta que, durante este verano, la mayoría del turismo va a ser nacional y los hoteles con conexión WiFi no van a ser tan accesibles; los pueblos pequeños se presentan como una gran alternativa, pero no todos cuentan con buenas ofertas de Internet.

Ahora os vamos a presentar las tres alternativas que os pueden sacar del apuro durante los próximos meses. Hay que tener en cuenta que ninguna de ellas es tan buena opción como las conexiones WiFi tradicionales, que en su mayoría cuentan ya con fibra óptica. Todas cuentan con dependencia de la cobertura, además de limitaciones en la velocidad y cantidad de los datos. No obstante, son una opción bastante viable para pasar una pequeña temporada en algún lugar pequeño y tranquilo. Si no quieres tener problemas a la hora de trabajar, o de jugar, como la lentitud en GTA V que comentábamos en entradas anteriores, atento a las siguientes opciones.

Modem USB con datos

Otra forma de tener Internet en el pueblo es el típico modem USB de datos que ofertan las telefonías. Los más veteranos hemos tenido este tipo de conexión cuando las redes WiFi no estaban tan normalizadas y repartidas. Este tipo de red parece obsoleta, pero la verdad es que sigue siendo una de las opciones más viables para viajes cortos y pequeñas escapadas. Funciona a través de una tarjeta SIM que va en su interior, que es la que proporciona la conexión que tengamos contratada. El modem debe ser conectado al portal USB del ordenador, y a partir de ahí consumirá los datos contratados.

Internet en el pueblo

El modem USB es bueno si lo que se quiere es una conexión barata para trabajos que no requieren mucha velocidad

Es bueno si se quieren realizar tareas a través de un ordenador, aunque hay que tener en cuenta que tiene una gran cantidad de limitaciones. En primer lugar, está pensado para conectar ordenadores, y aunque se pueden hacer ciertos movimientos para conectar otros dispositivos, esto puede resultar un trabajo costoso. Además, está diseñado para proporcionar conexión a un único dispositivo. Teniendo en cuenta que la velocidad que aportará no será muy rápida, la elección de esta opción tiene que ser muy meditada. Es barata, y esa es su mayor baza, porque el modem suele ser mucho más barato que los routers portátiles, de los que hablaremos en el siguiente apartado.

La mejor oferta que hemos podido encontrar, para este tipo de conexión a Internet en concreto, es la de Movistar (Movistar Internet Radio). Durante el primer año, podrás disponer de megas ilimitados a una velocidad aproximada de 100 Mb por segundo, aunque esto puede variar bastante, por 32,30 euros al mes. Tiene una permanencia de un año, momento en el que podremos dar de baja el servicio, o seguir pagando 69,40 euros cada mes, precio que se adecúa más al estándar del resto de compañías.

Compartir datos móviles

La opción más sencilla para tener Internet en el pueblo, debido a que no nos obliga a tener que hacer contratos añadidos con las compañías telefónicas. Básicamente, lo que hace es convertir a tu teléfono móvil en una “red WiFi” con limitaciones de velocidad y dependencia de cobertura. Es una opción que tienen todos los teléfonos de hoy en día, y estamos seguros de que la gran mayoría habéis usado está opción para compartir datos, o para pedírselos prestados a alguien. Aun así, vamos a explicar el proceso para aquellas personas que no hayan oído hablar de esta herramienta. En los dispositivos Android, tras acceder a los ajustes, debes buscar la opción ‘Zona Wi-Fi portátil’, ahí podrás encender y apagar el sistema, además de reconfigurarlo. Nosotros recomendamos que pongáis una contraseña, ya que así evitaréis conexiones indeseadas que os haga perder datos.

Con este sistema se pueden conectar todo tipo de dispositivos, ya sean móviles, tables u ordenadores. Sin duda puede sacarte de un apuro puntual, pero tiene un gran inconveniente del que hablaremos a continuación. El problema está en que la conexión durará lo mismo que duren los datos que tienes contratados. A partir de entonces, la conexión se volverá tan lenta que se volverá completamente inútil. Este hecho obliga a adquirir contratos con una cantidad elevada de GB de datos, que no todo el mundo tiene.

Las principales compañías telefónicas en España ya cuentan con contratos de megas ilimitados. Vodafone ofrece una oferta (Vodafone Ilimitada) desde 20,99 euros al mes, con una permanencia de 12 meses; Orange también cuenta con su plan ilimitado (Go Top), en el que no hay permanencia, pero tras estar un año pagado 23,98 euros al mes, la factura pasa a ser de 47, 95 euros; finalmente, Movistar tiene la misma mecánica en su oferta (Contrato Infinito), pero algo más barata a la larga, ya que se empieza con 24,95 euros al mes, y al año se pagarán 39,95 euros.

Internet en el pueblo con un router WiFi portátil o MiFi

Hemos querido dejar para el final el que, en nuestra opinión, es el mejor sistema de conexión transportable para tener Internet en el pueblo. Esto es así, porque tiene lo mejor de cada uno de los predecesores. Es cierto que este tipo de conexiones existe desde hace años, pero, ciertamente, las redes MiFi han mejorado mucho en forma y servicio. El funcionamiento es similar al de los modem, ya que, en vez de usar una conexión por cable a la red, lo hace a través de un sistema móvil, la tarjeta SIM. Pero a diferencia del anterior, este sí que permite múltiples conexiones wireless, además de compatibilidad con diferentes dispositivos.

Internet en el pueblo

Los routers portátiles son algo más caros, pero las posibilidades de conexión son, por lo general, mucho mayores

Tiene una conexión 4G bastante veloz, pero siempre dependerá de la cobertura del lugar. Además, hay que tener en cuenta que la cantidad de datos variará según el contrato que tengamos con la compañía. En este caso, las ofertas son muy similares al de los modelos anteriores; se pueden encontrar ofertas con megas ilimitados, pero siempre serán bastante caros teniendo en cuenta que este tipo de aparatos son para usos temporales. En cuanto a la calidad de la conexión, es la mejor de las tres, pero el aparato tiene un coste inicial más caro. Se han encarecido porque cada vez cuentan con mejores diseños, con pantallas LED que muestran la cobertura, la batería o los dispositivos conectados. También se han asegurado de que aporten una mayor calidad de conexión a un consumo de batería mucho más bajo, capaz de asegurar autonomías que superen las 6 horas.

Sin ninguna duda, este tipo de conexiones pueden sacarte de un apuro. El Internet en el pueblo es una necesidad en los tiempos que corren, todo depende de estar conectados y por este motivo hay que buscar soluciones eficientes. Esperamos que este pequeño repaso os haya servido para elegir cuál es la mejor solución para vuestra situación.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies