¿Cuáles son los usos de un Mini PC y para qué puede servir?

Los Mini PC pueden tener poca potencia, pero son muy pequeños y baratos, por lo que tienen infinidad de usos. Estos pequeños dispositivos son una gran alternativa para satisfacer necesidades específicas dentro del gran mercado de los portátiles y los ordenadores de mesa.

Las mini PC funcionan como ordenadores de escritorio, pero no ocupan tanto espacio. Son tan pequeños que se pueden acoplar fácilmente a la parte posterior de un monitor. Esta es una ventaja significativa en situaciones en las que el espacio es limitado o en las que realmente no desea una torre de ordenador de gran tamaño. Además, son muy útiles cuando no se requiere de grandes procesos, es decir para usuarios que tienen necesidades más simples. Los beneficios adicionales son el bajo consumo de energía y, en los modelos sin ventilador, bajos niveles de ruido.

¿Cuáles son los usos de un Mini PC?

Los Mini PC pueden ser útiles para guardar copias de seguridad de un ordenador de escritorio de tamaño completo, siempre que lo configures primero. Los ordenadores fallan de vez en cuando y nadie quiere tener una torre de tamaño completo de repuesto, pues ocupa demasiado y es más caro. Pero siempre que tus datos esenciales estén en discos duros externos o en línea, puedes intercambiar una mini PC en cuestión de minutos.

Aunque los Mini PC no son muy potentes, existen modelos de nivel de entrada con un procesador Intel Atom x5-Z8350 de cuatro núcleos, que también se utiliza en portátiles de gama baja.

Los mini PC son adecuados para el correo electrónico, la navegación web y la ejecución de programas de ofimática. No son increíblemente rápidos y no pueden hacer mucho en cuanto a multitarea, pero pueden hacer un trabajo óptimo y eficiente. Para ello, lo mejor es evitar la especificación mínima de 2GB de memoria y 32 GB de almacenamiento.

Los sistemas operativos se podrán ejecutar en 2GB, pero funcionan mejor en 4GB o más. Si escoges un almacenamiento de 32 GB pronto necesitarás conectar un disco duro externo para realizar actualizaciones. Por lo tanto, es mejor comenzar con 64 GB y preferiblemente más.

Usos mini PC placa

Puedes ampliar la potencia que viene de fábrica en tu Mini PC, para más usos y funciones. El mayor inconveniente de unas mejores especificaciones es el precio.

 

Capacidad y formato de almacenamiento

Además del uso que puedes hacer con tu Mini PC conectado a un televisor, también lo puedes conectar a un ordenador o dispositivo NAS (dispositivos de almacenamiento en la red).

La mayoría de las Mini PC no vienen con suficiente almacenamiento para funcionar como servidores, pero siempre puedes agregar capacidad. El enfoque más simple es agregando una tarjeta SD o una unidad de memoria USB. También puedes agregar almacenamiento mediante el uso de un disco duro externo. Por lo tanto, es posible construir un servidor de medios económico o NAS alrededor de un mini PC.

Diferencias con los barebones

Es importante hacer distinción entre los barebone y los mini PC. Los barebones son ordenadores que ofrecen algunos fabricantes sin estar totalmente ensamblados. Es decir, el producto solo incluye los componentes básicos: la placa base, la carcasa y la fuente de alimentación. El resto de componentes los tendrá que comprar e instalar el cliente. Por lo tanto, a los baretones habrá que añadirles el procesador, el disco duro o la memoria RAM. Así, el consumidor será el que decida que componentes le interesa y se encargará de su instalación.

Por su parte, los Mini PCs están totalmente ensamblados y listos para funcionar. Y es que incluyen el procesador, la memoria RAM y el almacenamiento interno. Así que es importante que escojas el modelo más adecuado a tus necesidades, tanto en términos de potencia como de almacenamiento.

Los barebones tienen un precio más reducido que el de un Mini PC, pero porque no cuentan con todos los componentes, por lo que tendrás que hacer una inversión para completar el equipo. Por otro lado, debes tener nociones básicas para montar los componentes del ordenador. Los Mini PC, por su parte, son un poco más caros, pero ya están totalmente equipados e incluyen un sistema operativo con licencia de uso instalado.

Mini PC Beelink BT3-X

Mini PC Beelink BT3-X

Tipos de Mini PC

Uno de los puntos a tener en cuenta a la hora de comprar un mini PC es el uso que vas a darle. Y es que la potencia del mini PC necesaria para reproducir videos en pantallas 4K será mayor que si simplemente se usan programas ofimáticos. Por lo que el tipo de mini PC dependerá de las necesidades de cada usuario.

Existen varios tipos de mini PC. Desde los más comunes, los Mini PC ITX, que permiten montarlos por piezas como si se tratasen de de PC de sobremesa normales, pero con un tamaño mucho más reducido. E incluso modelos de Mini PC mucho más pequeños. Este es el caso de los micro PCs. Este tipo de dispositivos son de muy bajo consumo y pueden funcionar incluso conectándolos a un USB de un ordenador normal.

Por otro lado, existen Mini PC cuyos usos más comunes son la conexión a un televisor o gran monitor mediante su puerto HDMI. Estos dispositivos son de muy bajo consumo y, por lo tanto, tienen una potencia menor. Son ideales para reproducir contenido multimedia, para trabajos livianos de ofimática o navegar por internet.

También existen otros modelos de mini PC comunes como los de tipo Raspberry Pi, una buena alternativa de mini PC a bajo coste o otros tipos de mini PC que funcionan como barebones, es decir, no cuentan ni con almacenamiento ni con RAM.

Mini PC Stick Intel Celeron N400

Mini PC Stick Intel Celeron N400

¿Por qué una mini PC en lugar de un portátil?

Gracias a su reducido tamaño, el uso de un Mini PC está especialmente indicado para un monitor muy grande o un televisor. Además, puedes conectar un teclado USB bueno y económico. Así podrás conseguir un monitor y un teclado de gran calidad que podrán durar más que un ordenador portátil barato, además de ser mucho más agradables de usar.

Además, los mini PC también se pueden usar como descodificadores y se pueden montar en la parte posterior de un televisor. Por lo tanto, únicamente deberás conectar un ratón y un teclado Bluetooth, o un teclado con trackpad incorporado, y estarás listo para trabajar desde tu televisor o monitor. Ahora que ya conoces las diferentes opciones y para que sirve te toca elegir a ti el que más se ajuste a tus preferencias.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies