Hosting barato, ¿es posible encontrar uno de calidad?

¿Quieres abrirte una página web o un blog y no sabes por dónde empezar? Déjame decirte que lo primero que necesitas es registrar un nombre o dominio que te identifique en Internet. Y después, sí o sí necesitarás contratar un hosting o alojamiento web, que es el espacio donde donde vas a alojar tu sitio web para que pueda ser visible en la Red. Dependiendo del proyecto que tengas en mente, muchas veces es más que suficiente con un hosting barato que te ofrezca todo lo necesario para montar tu página web, sin tener que invertir mucho dinero en él.

¿Qué es exactamente un hosting?

El hospedaje web (como ves hay muchas maneras de decirlo) es el servicio que provee a los usuarios de un sistema para poder almacenar todo tipo de información (documentos, imágenes, vídeos o cualquier otra clase de contenido) que pueda ser accesible a través de Internet. O dicho de otra manera, sirve para alojar una web y que se pueda ver en Internet desde cualquier lugar del mundo simplemente escribiendo su dominio.

Tipos de hosting barato o no

Actualmente existen diferentes tipos de hosting, que cuentan con distintas tecnologías y cuyos precios pueden diferir mucho uno del otro. Una forma de clasificarlos podría ser en función de la manera de organizarse dentro del servidor web. Obviamente vamos a poder encontrar desde un hosting barato por solo 0,80 euros al mes, hasta proveedores de hosting con lo último en tecnología, que pueden llegar a costar incluso cientos de euros. En cualquier caso, abrir hoy en día una página web está al alcance de cualquier persona. Lo que pasa que al ser un elemento fundamental para que un sitio web funcione bien, hay que saber escoger qué tipo de servidor nos conviene más. Todo va a depender de las necesidades del proyecto y del presupuesto con el que contemos. A continuación vamos a darle un repaso a los principales tipos de webhosting que hay en el mercado.

Hosting

Hay diferentes tipos de hosting, que se clasifican en función de la manera de organizarse dentro del servidor web.

Hosting compartido (Shared Hosting)

Normalmente es el más económico de todos. La empresa proveedora de hosting lo que hace es alojar varios proyectos en el mismo servidor, de manera que a cada uno de ellos se le asignará una parte concreta de los recursos totales del servidor. Esto quiere decir que diferentes usuarios compartirán el mismo procesador, RAM, disco duro, etc. Por lo tanto si contratamos un hosting barato de este tipo estaremos usando los mismos recursos junto con otros clientes. Aunque por supuesto todos nuestros datos serán privados, y ninguno podrá entrar en el webhosting de otro. La ventaja que tienes, es que es asequible y muy fácil de configurar. La contra es que si hay algún problema con uno de los proyectos alojados, esto podría afectar al resto.

Hosting dedicado (Dedicated Hosting)

Esta clase de hosting es más caro, ya que normalmente es un servidor dedicado exclusivamente a un proyecto. Se suele dedicar a proyectos empresariales o páginas web con mucha demanda de visitas, que requieran mucha potencia. Por lo tanto no se comparten recursos con otras webs. En muchas ocasiones se le da acceso total al cliente para que pueda gestionar él mismo el servidor desde el panel de control, pero deberá tener conocimientos técnicos avanzados. También el servicio de atención al cliente es mucho más personalizado y el nivel de seguridad muy alto.

Hosting en la nube (Cloud Hosting)

En este caso, es un tipo de alojamiento web que se vale de múltiples servidores interconectados en la nube. Al haber más de un servidor, pueden compartir recursos casi de forma ilimitada, de manera que si en un momento concreto hay un pico de tráfico, es posible aumentar el ancho de banda para poder atender esta necesidad. Lo bueno que tiene este servicio es que es muy adaptable a las necesidades en tiempo real. Y si un servidor fallara, siempre habría otros para aportar los recursos necesarios. A su favor también tiene que pueden ser administrados tanto por el proveedor de hosting, como por el cliente, además de ser extremadamente fiables.

Hosting Virtual (VPS)

Por último, tenemos el alojamiento web virtual que es uno de los más utilizados, puesto que brinda más potencia que el compartido, pero es más asequible que el dedicado. Consiste en “dividir” un servidor físico en varios servidores virtuales, cada uno con su propio sistema operativo y una serie de recursos asignados. Es fundamental que los recursos del VPS hayan sido bien configurados y optimizados para poder aprovechar todo su potencial.

Hosting barato no es sinónimo de mala calidad

Hosting económico

Un hosting barato no tiene porqué ser sinónimo de mala calidad.

Hay que dejar claro que un hosting barato no tiene porqué ser sinónimo de mala calidad. Hay muchos planes de hosting económicos que cumplen perfectamente con las necesidades de muchos proyectos, sobre todo si están empezando. Además puedes comenzar por el plan más asequible, y luego ir actualizándolo a un plan superior según tus necesidades.

Para que te hagas una idea de las posibilidades que ofrece el mercado, vamos a mencionar algunos de los hosting web más económicos que hay.

  • Hostinger. Este proveedor tiene hasta un 90% de descuento en sus Planes de Hosting (con el dominio gratis). El más sencillo de todos lo tienes en una oferta relámpago por 0,80 euros (1,99€/mes al renovar). Incluye un sitio web con una cuenta de correo, un ancho de banda de 100 GB, así como procesamiento y memoria estándar.
  • Hostinet. Un alojamiento web de calidad también puede ser un hosting barato. Por eso esta empresa de hospedaje web ha lanzado un plan Hosting Básico ideal para los clientes que quieran tener por primera vez presencia web en Internet. Por 2,14 euros al mes, dispondrás de 10 GB de transferencia de datos, 1 GB de espacio en disco para alojar una página web (con emails ilimitados) y base de datos MySQL.
  • Swhosting. Se trata de un servidor Cloud real a precio de VPS. Aparte de ser uno de los más económicos del mercado, es increíblemente escalable y personalizable. Por solo 3,95 euros al mes tendrás a tu disposición un procesador de alta velocidad, con 1 GB de memoria RAM, y 20 GB en un disco SSD optimizado.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies